No seas una gilipollas

¿No os ha pasado, eso de ir paseando por la calle o por donde sea y que de repente te quedas mirando a alguien y ese alguien a ti? Que te cuesta apartar lo ojos como un imán. Te quedas ahí clavada, mirándolo y piensas; "Joder, tengo que entrarle ¿no?" Pero por tonterías vas y no lo haces. El tío coge y se va, y te quedas como una gilipollas pensando; "Ya nunca lo voy a ver". ¿Y si llega a ser la persona más importante de tu vida? 
Arriésgate y puede que ganes.