Seguidores


Por supuesto que te haré daño. Por supuesto que me harás daño. Por supuesto que nos haremos daño. Pero esta es la condición misma de la existencia . Para llegar a ser primavera, significa aceptar el riesgo del invierno. Para llegar a ser presencia, significa aceptar el riesgo de la ausencia.